Carrito vacío
tel2  +34976259724   mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  
  fb
 

Apremio del tiempo, atención y dificultad de la tarea

estresadoEl apremio de tiempo es una de las causas principales de estrés en el trabajo. Cuando una persona tiene que dar una respuesta a unos requerimientos de la tarea necesita un tiempo de reacción y otro tiempo para emitir la respuesta. El tiempo de emisión estará directamente relacionado con el requerimiento. Si reducimos el tiempo de emisión, será más complicado emitir una respuesta correcta.

 

La situación se agrava cuando se tienen que emitir varias respuestas a diferentes requerimientos. Cuando se produce una situación así, lo que aumenta es la carga de trabajo, y si esa exigencia requiere un esfuerzo mental, se producirá una sobrecarga mental en el trabajo.

El apremio de tiempo suele ser una sobrecarga cuantitativa del trabajo y dependerá también de la dificultad de la tarea a la hora de emitir la respuesta. Se tarda más tiempo en emitir una respuesta a una tarea difícil que a una fácil, así podemos decir que el tiempo de emisión de respuesta es directamente proporcional a la dificultad de la tarea.

 

Las personas prestan atención a estímulos que les resultan atractivos. Y dejan de prestarla cuando el estímulo en concreto no representa un motivo de atracción a la persona. Cuando un estímulo no nos resulta atractivo, nos cansamos de atenderlo y desviamos nuestra atención hacia otros estímulos. Así, los requerimientos de atención de una tarea pueden provocar fatiga a las personas. Cuando nuestro trabajo consiste en prestar atención a un estímulo poco atractivo, disminuye nuestro nivel de activación y nos cuesta mucho más esfuerzo mantener la atención. El aumento del esfuerzo provoca fatiga.

La comprensión de los estímulos es importante para incrementar el nivel de activación y de atención. Cuando una persona no comprende un estímulo, la respuesta normal es ignorarlo. Esto traducido al ámbito del trabajo significa que si dotamos a las tareas o estímulos de contenido o de significado, será menos fatigoso prestar atención a la tarea o estímulo.

Cuando el estímulo es poco atractivo y es peligroso, se incrementa la probabilidad de riesgo o de accidentes.

La sobrecarga de estímulos puede ser un estresor dentro de un puesto de trabajo. Cuando una persona debe atender a varios estímulos simultáneamente, las respuestas a los mismos se retrasan e incluso la percepción se debilita. Es decir, no podemos atender a más estímulos de los que podemos procesar. De esta manera, una sobrecarga de estímulos hará que intentemos atenderlos a todos y que elevemos nuestro estado de activación para poder responder a ellos. La elevación continuada de nuestro estado de activación tiene como consecuencia última el estrés

 

estresadaLa dificultad de la tarea aumenta la probabilidad de cometer errores. Además cundo una tarea nos parece difícil, no cuesta mucho más esfuerzo realizarla. Es importante que la dificultad de la tarea se adecue a la preparación, formación y competencias de la persona para que la pueda afrontar sin dificultades. En el caso de que la persona no disponga de las competencias necesarias para realizar esas determinadas tareas, se proporcionará la formación necesaria para afrontarla con éxito.

En cuanto a los errores, las graves o leves consecuencias de éstos nos harán permanecer en un estado de activación mayor o menor. El exceso de activación puede ser causante de estrés y el defecto puede ser causante de monotonía y depresión, por lo que la virtud estará en el equilibrio.

Copyright de las fotografías, bajo Licencia CC de Atribución de sus autores:  Jixar y bark

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Subir